Conoce a Ana de Anda

Conoce a Ana de Anda

Este viernes te queremos compartir la historia de una nutrióloga que ve la importancia de llevar una buena alimentación, no solo en los alimentos, sino también conlas relaciones que cultivamos, los hobbies que realizamos, las actividades que nos ayudan a expresarnos de distintas formas y sobre todo, la nutrición de la relación que tenemos con nosotrxs mismxs. Esa nutrióloga es: Ana de Anda.

Así empezó su emprendimiento

Ana inició su camino como emprendedora haciendo prácticas profesionales, a mitad de su carrera, con una maestra con el fin de aprender todo lo que pudiera de ella y de su experiencia, hasta que consiguió ser contratada en un consultorio. 

Una vez que dio este paso, supo que estaba lista para emprender porque se vio llevando un consultorio al 100%, desde las cuentas hasta traer pacientes y atenderlos. Comenzó yendo a citas a domicilio, luego pasó a rentar un consultorio por horas, para después tener su propio consultorio por la colonia Americana y ahora en Providencia. 

Su filosofía y motivación

Ana pasó por problemas de trastorno alimenticio y atravesar esa experiencia y salir de ella junto a la nutrióloga que le ayudó, fue un momento que le dejó una gran marca. Gracias a esa vivencia fue que se convenció de la importancia y la diferencia que hace, en los procesos nutricionales, la sensibilidad, empatía y carisma al momento de abordar la consulta y tomar de la mano a la persona que busca una guía para mejorar su alimentación.  

No solo es un alimento que eliges o no comer. Detrás de esa decisión hay muchas emociones, sentimientos y traumas ocultos. Es necesaria la sensibilidad y empatía para ayudar al paciente a entender el trasfondo de su sobrepeso, obesidad, bulimia, anorexia…”

Al vivir en carne propia un trastorno de alimentación, y entender lo fuerte que es y más aún el aceptar que lo tenia y dominarlo, le ayuda ahora a Ana a poder decirle más fácilmente a sus pacientes “ey, vente por acá”. Entiende la cuestión emocional y la baja autoestima que está presente en ti cuando vives un trastorno, y las emociones que puede detonar la prohibición o el enojo de no poder consumir algún alimento por tener algún padecimiento médico. 

El amor de la familia expresado en acciones ha sido también un pilar y motivación fundamental para Ana desde el minuto uno de su trayectoria profesional. Ver a su mamá empeñar sus cosas de valor para pagar la inscripción de su escuela marcó un compromiso de amor para con ella misma y su familia. Y cada vez que algo la tumba, recurre a la fuerza que le da el recordar haber recibido todos los extras que su mamá hizo por ella para ayudarla. 

Ana resume esta lección como:

“No te apegues a lo material, ve por el cambio humano que puedes generar.”

Otra motivación y parte de la filosofía de Ana es:

Posicionar a las nutriólogas como mujeres que saben más allá del verduritas 1 y 2, que aparte de tener esa sensibilidad y de tener una labor muy noble, pueden llegar a ser empresarias, generar solvencia económica y mantenerse fiel a su filosofía e ideales.

Años de operación

El emprendimiento de Ana lleva ya 4 años en operación, cumpliendo este octubre su 3er aniversario en consultorio fijo más su primer año que estaba rentando por hora y de casa en casa. 

A lo largo de este tiempo ha sumado y perdido pacientes. Ha perdido pacientes por no darles el plan nutricional que quieren, sino el que necesitan por el tipo de paciente que son, los padecimientos que tienen, entre otras variantes. También ha perdido pacientes por ser coherente y decirles la verdad, riesgos de… y por mostrarles el camino más saludable y no el más rápido.

 “Yo tengo la tarea de que si alguien confía en mí, me da su tiempo y su apertura, si él/ella pone las ganas, yo voy a poner todo de mi parte para que se haga.”

Detrás del logo de Ana ¿Qué hay?

Su logo representa la fusión entre la importancia de la nutrición y la esencia del ser y el alma. El colibrí, para ella, es un símbolo del alma y de todo lo que constituye a una persona. Además, representa a un ser muy especial que la marcó y la hizo trascender: su abuelo.

Dichas de emprender

La dicha más grande que le ha dado este emprendimiento es la dicha de la humildad. Reconocer que no siempre estas haciendo las cosa de la manera correcta. La dicha de entender que se requiere mucha fortaleza, amor y pasión a tu proyecto. 

“A mi, lo que más me importa es cuantas vidas llego a impactar y transformar. No solo es dar un plan de alimentación sino también todo lo que cambias dentro de la persona, desde su manera de vivir hasta su manera de verse y de abrirse. 

Obstáculos que ha enfrentado

  • Forjarse como emprendedora: aprender a creer en ella misma, ser persistente, disciplinada y desarrollar su inteligencia emocional. Emprender requiere mucho trabajo interno.
  • Aprender a generar: Generar sin nada más que su conocimiento, una báscula y una cinta métrica. “Los sueños son muy grandes pero la economía es la que te va marcando el paso.”
  • Enfrentarse a lo que es tener un negocio: aprender de cuestiones fiscales, delegar, tener empleados, manejo de redes sociales, liderazgo, organización, y todo lo que implica tener una empresa.

Aprendizajes del camino de emprender

  • Cuando das recibes el doble y también creces mucho a través del crecimiento del otro.  
  • Mostrar su vulnerabilidad, mostrarse y ser honesta, le ha hecho tener una fortaleza muy chida, que eso solo se lo han enseñado sus pacientes. 
  • Hacerte emprendedor es siempre estar dando el siguiente salto. 
  • Nadie se va a poner la camiseta como tú más que alguien que tenga tu misma certeza y motivo. 

Emprender ha sido un maestro de vida, que me ha enseñado que a pesar de las subidas y bajadas tienes que tener certeza y disciplina de querer continuar aunque no todo te salga bien y no perder tu enfoque y por qué lo estas haciendo.”

A quien quiera emprender:

Nunca lo dejen de hacer, son mil batallas que valen la pena. Rétense para ver hasta dónde son capaces de transformar; transformarse y transformar para bien. Y cultiven la certeza en ustedes mismos y en lo que estás haciendo para aguantar”

 

Nos enorgullece mucho que Ana de Anda sea parte de los embajadores de Liberet. Ella no sólo se diferencia en los pequeños detalles como lo puede ser su tarjeta octagonal de presentación, sino que también por la calidez y transparencia con la que se maneja ante la vida. 

Si tu quieres iniciar un proceso para mejorar tu relación con la comida, y buscas alguien que te acompañe no sólo en la cuestión fisiológica sino que también emocionalmente, no dudes en recurrir a Ana de Anda. Desde el segundo uno en el que te sientes en su silla, vas a sentirte acompañadx.

Si solo requieres mejorar algunos hábitos puedes leer:

Escrito por: Cristina Padilla

17 septiembre, 2021

¿Quién necesita de un fisioterapeuta?

¿Quién necesita de un fisioterapeuta?

La fisioterapia abarca mucho más que solamente lesiones de deportistas. Busca darle al cuerpo un tratamiento de prevención o rehabilitación, sin el uso de medicamentos, para mejorar el estilo de vida de las personas. La terapia física se basa en diferentes técnicas que van desde lo más sencillo como lo pueden ser ejercicios o estiramientos hasta el uso de ultrasonido, electricidad o el calor. 

Es muy conocido en lo deportivo porque son muy comunes las lesiones y en caso de que necesites cirugía, muy probablemente después vas a necesitar rehabilitación e irás con un fisioterapeuta.

Ramas de la fisioterapia

Sin embargo, la fisioterapia tiene otras ramas como lo son: 

  • Fisioterapia cardiopulmonar: trata pacientes con afecciones cardiacas o respiratorias como asma, EPOC, arritmias, entre otros. Actualmente es muy importante que las personas que tuvieron covid-19 y presentan dificultades para respirar, vayan con un fisio cardio pulmonar para que les ayude a mejorar su rendimiento pulmonar y cardíaco y dosificar su ejercicio para que no les sea contraproducente. 
  • Fisioterapia neurológica: la cual se enfoca en tratar lesiones que afectan al movimiento. Por ejemplo el Parkinson o el retraso motor en niños.
  • Fisioterapia dermatofuncional: ayuda a la recuperación de la piel. Desde las cicatrices o heridas en la piel, hasta la celulitis, arrugas, flacidez, estrías, entre otras.

  • Fisioterapia de traumatología y ortopedia: se enfoca en tratar las lesiones músculo- esqueléticas que se producen en las articulaciones, músculos, huesos, tejidos blandos y/o nervios. Estos fisioterapeutas son los que enseñan a usar las prótesis, o te ayudan a rehabilitarte después de una fractura y luxación. 
  • Fisioterapia pediátrica: trata a bebés, niños/as y adolescentes que presentan un retraso general en su desarrollo, desórdenes en el movimiento o que tienen riesgo de padecerlos.
  • Fisioterapia geriátrica: la cual se enfoca en incorporar actividad física moderada a la rutina de las personas mayores para tratar alteraciones de la coordinación y el equilibrio, limitaciones funcionales relacionadas con la movilidad, incontinencia urinaria y fecal, entre otras cuestiones. 

  • Fisioterapia y uro gineco obstétrico: trata disfunciones y afecciones que se encuentran en el suelo pélvico. Por ejemplo: incontinencia urinaria, estreñimiento, disfunciones eréctiles o vaginales. 
  • Fisioterapia reumatológica: se dedica a tratar los trastornos del aparato locomotor y del tejido conectivo. Por ejemplo, la artrosis, artritis, osteoporosis, fibromialgia, espondilitis entre otras. 
  • Fisioterapia veterinaria: se enfoca en la rehabilitación de animales. Pueden tratar la escoliosis de un perrito o ayudarle a adaptarse a una prótesis.

Muchas veces pensamos que sólo un fármaco nos va a ayudar a sentirnos mejor, cuando en realidad tenemos otras alternativas. Además de que tenemos muy instaurado que el consultar a un profesional de la salud es solamente si nos duele algo, cuando podemos consultar para prevenir y aprender a cuidar mejor de nuestro cuerpo.

Recomendaciones generales

Algunas recomendaciones generales que nos dio la fisioterapeuta Vanesa González Mena para los que trabajamos en oficina son:

  • Hacer ejercicio mínimo 3 veces a la semana
  • Hacer ejercicio aeróbico como salir a caminar, trotar o bici sin que se te suba mucho tu ritmo cardiaco. 
  • Dividir el ejercicio por zonas (Tren inferior, abdomen y tren superior)
  • Y en caso de usar peso, que sea progresivo. 

Si tienes alguna duda o incluso quisieras agendar alguna consulta con Vane, puedes contactarla a través de Instagram en @vanelu_fisio

 

 

Escrito por: Cristina Padilla

31 agosto, 2021

Mente sana, cuerpo sano.

Muy pocas personas conocen verdaderamente el poder que la mente tiene en nuestro cuerpo. Pero es extraordinario lo que nuestra mente puede hacer.

¿Sabes qué es el efecto placebo? Según nuestro diccionario de google es un ¨Sustancia que carece de acción curativa pero produce un efecto terapéutico si el enfermo la toma convencido de que es un medicamento realmente eficaz; tiene el mismo aspecto, gusto y forma que un medicamento verdadero pero está hecho de productos inertes y sin ningún principio activo.¨ Esto quiere decir que tu mente puede tener un efecto totalmente positivo y curativo en tu cuerpo si así lo programas.

Ahora, ¿cómo podemos transformar nuestra mente? A través de nuestros pensamientos. Todo esto parte de la idea de que nuestra vida está dirigida por nuestros automatismos de pensamiento adquiridos en el pasado e inscritos en el cuerpo. Al perpetuar los mismos pensamientos, siempre tomamos las mismas decisiones que conducen a los mismos comportamientos, que nos harán pasar por las mismas experiencias, que a su vez nos harán sentir las mismas emociones, que simplemente generarán los mismos pensamientos, y siempre vivimos lo mismo en un bucle que nos hace permanecer biológicamente iguales.

Nuestros pensamientos son el lenguaje de la mente y nuestras emociones el lenguaje del cuerpo. Un pensamiento puede generar una emoción, a través de la producción de péptidos transmitidos en el cuerpo. Esto produce una emoción que, a cambio, se percibe, conscientemente o no, en el nivel de la mente, lo que llevara a emitir un pensamiento que es la consecuencia de ella, lo que va a su vez generar la emoción. Así es como reproducimos siempre los mismos pensamientos y emociones. Tenemos circuitos neurológicos preferenciales que tendemos a activar muy regularmente. Al estar siempre inmersos en el mismo tipo de emociones y pensamientos, siempre permanecemos en los mismos estados mentales. De esta manera, nuestra mente ya no lleva las riendas, es nuestro cuerpo el que condiciona la mayoría de las veces nuestros pensamientos, de acuerdo con eventos pasados que han impreso su modo de funcionamiento que seguimos repitiendo. Y todo esto está inscrito en la mayoría de las células de nuestro cuerpo que están regularmente involucradas en este circuito pensamientos-emociones.

Según la Universidad de California en Los Ángeles, “tenemos alrededor de 60.000 a 70.000 pensamientos por día, de los cuales el 90% son exactamente iguales al día anterior.”

Además, los pensamientos inconscientes representan aproximadamente el 95% de nuestra mente. Entonces el truco es ser conscientes de nuestros pensamientos y aprender a cambiarlos. Para hacerlo se recomienda comenzar con la práctica constante de la meditación. El significado que le damos a lo que vivimos es lo que determina el funcionamiento de toda nuestra biología.

¿Cómo comenzar con el cambio de nuestros pensamientos? Te damos 7 prácticas que pueden ayudarte.

  1. Ejercicio físico: Simplemente con al menos 20 minutos de ejercicio diario o actividad física verán un cambio extraordinario positivo en la manera que piensas y sientes.
  2. Curiosidad intelectual: Pasar parte de nuestro tiempo explorando nuevas ideas nos facilitará alcanzar una mente y cuerpo más sanos. Las personas abiertas a nuevas experiencias tienen un mejor funcionamiento inmunológico y cardiovascular así como también incrementa nuestra plasticidad cerebral.
  3. Desarrollar la creatividad: Muy similar a la curiosidad intelectual, desarrollar tu creatividad y armar por ejemplo rompecabezas, incrementa nuestra plasticidad cerebral, que es la capacidad de las neuronas de adaptarse ante nuevas experiencias o aprendizajes. Al ser más creativos creas nuevas conexiones en tu cerebro.
  4. Medita: La práctica de la meditación es una de las actividades más efectivas para tener salud mental porque conectas contigo mismo, conectas con la glándula pineal y te ayuda a mantenerte en el presente. Meditar te ayuda a estar en correcta sincronía con las cosas que te pasan día a día sin estresarte o cualquier emoción negativa.
  5. Logra un balance energético: Aquí hablamos de encontrar un balance en tu vida, tanto por ejemplo las calorías que ingieras con las que gastas hasta tus actividades diarias. Aprender a decir ¨no¨ a alguna actividades o eventos puede darte paz mental y sobre todo lograr un equilibrio en tu vida de lo que verdaderamente te hace feliz.
  6. Agradece: Agradecer todos los días nos pone en una sintonía positiva con nuestra mente y nuestro cuerpo que nos da una sensación de bienestar y cambia incluso nuestras células. Es una actividad que te puede llevar alrededor de 10 minutos al finalizar tu día y verás cómo cambia la percepción que tienes de tu entorno, de tu cuerpo y de las cosas que te pasan día a día.
  7. Dieta equilibrada: Otro punto muy importante es llevar una dieta equilibrada, ser consciente de lo que consumimos en nuestra dieta es uno de los pasos más fundamentales para tener una mejor salud. Cuando comes correctamente cambia tu cuerpo, cambia tu energía y cambia tu mente.

Si quieres conocer más a detalle sobre este tema, en los libros de Joe Dispenza ¨El placebo eres tú¨ y ¨deja de ser tú¨ conocerás un poco más como manejar mejor estos pensamientos y emociones para transformar tanto nuestra mente como nuestra salud.

Aquí un canal de youtube con meditaciones guiadas que te pueden ayudar con la práctica diaria de la meditación https://www.youtube.com/channel/UCvZKEunQgNxg6iJh62YGcdQ

Y si quieres tener un mejor estilo de vida, te recomiendo que preguntes directamente en Liberet, te ayudaremos a cumplir tus objetivos con la mejor calidad.

Escrito por: Naomi Aguilar

Señales de tu cuerpo a las que debes poner atención.


Una alimentación saludable consiste en tener una variedad de alimentos en tu dieta que te brinden los suficientes nutrientes para que puedas mantenerte sano, sentirte ligero y con energía. La dieta equilibrada consiste en ingerir la cantidad adecuada de proteínas, carbohidratos, grasas, agua, vitaminas y minerales.

Tener una alimentación saludable es importante porque puedes prevenir muchas enfermedades, tener una vida con salud física, mental y emocional y por consecuente una vida más feliz y plena, todo comienza por la alimentación. Como decía hipócrates ¨Toda enfermedad comienza en el intestino¨

El cuerpo es tan sabio, que nos da señales cuando no estamos mandando los nutrientes que necesitas. Si te cuesta trabajo llevar una dieta saludable te recomendamos leer el siguiente artículo ¿Quién dijo que comer sano era difícil?

Algunas de las señales de que tu cuerpo podría estar indicado que debes cambiar de dieta son las siguientes:

  • Cabello poco sano o quebradizo: Esta es una señal de que algo puede andar mal con tu plan nutricional, porque el estado de tu cabello refleja de gran manera qué estas consumiendo. Las investigaciones de American Academy of Dermatology han demostrado que tu cabellera puede verse afectada por la falta de nutrientes como: ácido fólico, vitamina B12, hierro, biotina o vitamina E, que provocan que tu cabello se vea frágil o reseco.
  • Uñas quebradizas: Las uñas también son una señal de una dieta poco saludable, las uñas quebradizas son una señal de falta de colágeno y lo puedes conseguir tomando caldo de pollo, carnes rojas, pescado, y algunas frutas y verduras.
  • Piel apagada o resequedad: Este síntoma a menudo es un indicio de que hay deficiencia de ácidos grasos esenciales o vitaminas esenciales, como Omega 3 y vitaminas A, C y E. O incluso porque no se bebe suficiente agua, así que mantente hidratado.
  • Cansancio y fatiga: Estos síntomas se presentan cuando no haces la dieta correcta para ti, por lo tanto no estás recibiendo la energía que necesitas, no bebes suficiente agua o te faltan las vitaminas B6 o B12.
  • Estrés o irritabilidad: La alimentación y el humor mantienen una relación estrecha, te puede interesar leer el siguiente artículo sobre ello. El estrés o irritabilidad vienen cuando tenemos un desequilibrio en lo que comemos y consumimos azúcares o alimentos procesados que generan picos de felicidad, llevar una dieta equilibrada te ayudará a estar más estable emocionalmente.
  • Te enfermas constantemente: Una dieta mala pondrá en peligro tu sistema inmune ya que te enfermarás constantemente por lo tener las defensas que necesitas. Lo esencial es comer grandes cantidades de frutas, vegetales y granos enteros y pocas grasas saturadas.
  • Problemas intestinales: Estos síntomas pueden indicar que tus bacterias intestinales están desequilibradas, toda enfermedad comienza por el intestino. Lo que te puede ayudar al respecto es consumir alimentos prebióticos como los ricos en fibra: las lentejas y los frijoles negros, y los fermentados: el kimchi, el chucrut y el yogur, estos te pueden ayudar a restaurar la salud de las bacterias intestinales.
  • Dormir mal: Cuando duermes mal es una señal de que no te estás alimentando correctamente, según la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pennsylvania. En un estudio se analizaron los efectos de la alimentación en el sueño de más de cuatro mil personas y se encontró que quienes dormían poco (menos de seis horas por la noche) consumían menos variedad de alimentos en el día, mientras aquellos con una dieta balanceada tenían un patrón de sueño normal (de siete a ocho horas de sueño por la noche).

Las recomendaciones para llevar una vida más saludable es comenzar de a poco a poco e ir adoptando así mejores hábitos alimenticios, te recomendamos leer este artículo sobre ¿Cómo crear un hábito?

Y si lo que te hace falta es tiempo para preparar los alimentos que tu cuerpo necesita, no dudes en contactarnos. Queremos ayudarte, somos tu solución de comida diaria. Pregunta por nuestro menú semanal.

Escrito por: Naomi Aguilar

El estrés: Alimentos que te ayudan a combatirlo.

Una de las maneras a la que mucha gente recurre para combatir el estrés es a través de los medicamentos, sin embargo, hay maneras que te ayudan a combatir ésto naturalmente.

¿Sabes qué es el estrés oxidativo? La oxidación es un proceso sin el cual no podríamos vivir. El proceso de oxidación crea radicales libres en nuestras células y en grandes porciones puede causar daños a las células.

El estrés oxidativo ocurre cuando hay un desequilibrio en nuestras células debido a un aumento en los radicales libres y/o una disminución en los antioxidantes. Con el tiempo, este desajuste en el equilibrio entre los radicales libres y los antioxidantes puede dañar nuestros tejidos.

Algunas de las fuentes comunes de radicales libres son:

• Humo del cigarillo
• Contaminación del aire
• Radiación
• Luz UV
• Consumo excesivo de alcohol/drogas

Si en tu día a día estás expuesto a altos niveles de estrés, una dieta rica en antioxidantes, alimentos que aumenten la serotonina o aquellos que puedan reducir los niveles de cortisol o adrenalida, puede ayudarte con los efectos negativos del estrés.

Aquí te mostramos algunos alimentos que te pueden ayudar:

  • Chocolate obscuro: El chocolate obscuro reduce el cortisol, nos calma la ansiedad y libera reacciones químicas a nuestro cerebro, que nos hacen sentir mejor.
  • Té: El té nos puede ayudar a recuperarnos de sucesos estresantes con mayor rapidez porque ayuda a reducir los niveles de cortisol.
  • Blueberries: Un puño de blueberries contiene un alto número de antioxidantes y vitamina C, ideal para reparar nuestras células y combatir el estrés.
  • Almendras: Las almendras son excelentes para aliviar el estrés, por su contenido en zinc, el cual levanta nuestro ánimo, su contenido de magnesio, vitaminas B2 y vitamina E.
  • Chía: Las semillas de Chía contienen triptófano, un aminoácido que ayuda a la liberación de serotonina, lo que nos da una sensación de calma y nos reduce la ansiedad.
  • Yogurth natural: El yogurth contiene probióticos, los cuales ayudan a cambiar la respuesta del cuerpo al estrés y la ansiedad. Además, los lácteos contienen el aminoácido triptófano, que nos da la sensación de relajación.
  • Espárragos: Los espárragos aportan un alto contenido de ácido fólico, lo cual es beneficioso ya que la ansiedad y la depresión están relacionadas con bajos niveles de ácido fólico.
  • Espinacas: Las espinacas ayuda a reducir los niveles de cortisol, contiene un alto contenido de magnesio. Los bajos niveles de magnesio pueden desencadenar dolores de cabeza y fatiga.
  • Albahaca: Las hojas de albahaca se consideran un agente antiestrés, estudios han demostrado que producen una protección significativa contra el estrés. Se pueden masticar 12 hojas de albahaca dos veces al día para prevenir el estrés.
  • Cítricos: La vitamina C puede reducir los niveles de hormonas del estrés al mismo tiempo que refuerza nuestro sistema inmunológico.
  • Pescado: los ácidos grasos Omega-3, pueden evitar aumentos repentinos de la hormonas del estrés.
  • Vegetales crudos: Las verduras crudas pueden ayudarte de una manera puramente mecánica, ya que masticar palitos de apio o zanahoria relaja la mandíbula tensa, previniendo dolores de cabeza por tensión.

Escrito por: Naomi Aguilar