Alimentos que fortalecen tu sistema inmunitario.


La nutrición en tiempos de COVID ha sido una preocupación en común. Recuerda que hablamos de un virus, patógeno infeccioso, que se propaga a través de gotas microscópicas que expulsamos por la nariz y boca al toser, estornudar, exhalar o hablar.

El sistema inmune es un protagonista al para hacer frente al virus. Es la red de defensa multinivel del cuerpo contra virus, bacterias y organismos dañinos. Es importante mantenerlo óptimo con el fin de reducir la probabilidad de contagio y se logra a través de un estilo de alimentación saludable.

Varios de estos nutrimentos los encuentras en frutas y verduras de color verde fuerte, rojo naranja, amarillo y cereales como avena, trigo y maíz, los cuales en su mayoría se preferirán consumir crudos y con cascara para evitar así no dañar químicamente sus nutrientes con procesos de preparación como cocción o trituración.

Aquí te mostramos una lista de alimentos que te ayudará a fortalecer tu sistema inmunitario:

  • Brócoli: Una dieta pobre en brócoli, causa una disminución en el número de células protectoras del sistema inmunitario, llamadas linfocitos intraepiteliales (IELs) Estas células están presentes en el estómago y en la piel, por eso constituyen una importante primera línea defensiva ante posibles agresiones de agentes patógenos.
  • Ajo: El ajo es un potente antiinflamatorio, es anticoagulante, vasodilatador y depurador, ayudando nuestro organismo a eliminar las toxinas y los agentes patógenos. Es uno de los bactericidas y antibióticos más poderosos de la naturaleza. Ayuda a la hipertensión protegiendo corazón y arterias. Aumenta el nivel de serotonina, que ayuda a combatir el estrés y la depresión, que a menudo debilitan nuestro organismo.
  • Frutos del bosque: (arándanos, frambuesas, endrina, frambuesa, fresa, fresón, grosella y mora) A parte de tener muchas propiedades anti tumorales, por su capacidad de reducir y contrastar el estrés de la oxidación y de la inflamación, también son capaces de aumentar los niveles de los linfocitos Natural Killer (NK), fundamentales en el mecanismos de respuesta rápida contra las células tumorales o las infectadas por virus.
  • Kiwi: El kiwi uno de los frutos más ricos en vitamina C. También colabora en la producción de glóbulos rojos y blancos y en la formación de anticuerpos. Su contenido de magnesio y fibra soluble e insoluble previene el estreñimiento y mejora el tránsito intestinal.
  • Cítricos: Estos frutos, también son muy ricos de vitamina C, importante para ayudar a nuestras defensas a protegerse de los resfriados y otras infecciones.
  • Setas: Las setas contienen muy pocas calorías y una gran cantidad de agua. Aportan muy pocos hidratos de carbono y prácticamente nada de grasa, y una cantidad de proteínas comparable a las verduras. Son en otras palabras un alimento perfecto para llevar una alimentación equilibrada y saludable. Están llenas de vitaminas y minerales como el fósforo, selenio, potasio, cobre, hierro y vitaminas del grupo B.
  • Semillas: (sésamo, lino, chia, quinoa, calabaza, amapola, girasol) tienen muchos beneficios para el cuerpo porque son un alimento sano, con vitaminas, minerales y omega 3 y 6. Los omega 3, disminuyen el proceso inflamatorio, mejoran la función de los neutrófilos (un tipo específico de linfocitas) e incrementan la síntesis de inmunoglobulinas.
  • Alimentos probióticos: El intestino y el sistema inmunitario están estrechamente conectados: alrededor del 70% de este sistema se encuentra en el aparato digestivo, creando así una primera línea de defensa de nuestro organismo contra toxinas, bacterias y virus. La flora bacteriana intestinal, ayuda nuestro cuerpo a tratar las substancias de desecho y a nutrir los órganos principales, destruyendo a las toxinas. Los alimentos probióticos son alimentos con microorganismos vivos adicionados que permanecen activos en el intestino y que participan a mantener una flora intestinal fuerte y equilibrada.
  • Miel, jalea y propóleo: Las mieles son sustancias que contienen un alto nivel de proteínas y proporcionan beneficios curativos, por lo que su consumo no solo es fuente de energía, sino que también es un complemento natural para luchar contra trastornos cardíacos y nos ayuda a depurar el organismo gracias a sus propiedades depurativas. Una de las propiedades curativas de la miel es su gran poder antibiótico y emoliente, por la presencia de inhibina. El propóleo es famoso por ser un antibiótico natural. Se utiliza sobre todo para problemas del aparato respiratorio como inflamaciones de garganta, tos o laringitis. Su consumo mejora el sistema inmunológico. La jalea real resulta muy beneficiosa en caso de gripe, resfriado o catarro, gracias a su acción antiviral y antimicrobiana.
  • Levadura de cerveza: Es rica en vitaminas del grupo B, las cuales inciden en el sistema nervioso y fortalecen el sistema inmunológico.  Además, la levadura de cerveza destaca por aportar carbohidratos, así como ácidos grasos insaturados y lecitina, los cuales ayudan a regular el nivel de colesterol y los triglicéridos y a proteger de la inflamación.
  • Té verde: El té verde es muy conocido por su actividad antioxidante, es decir por su capacidad de proteger las células del daño causado por moléculas inestables (los radicales libres), que están implicadas en la aparición de muchas enfermedades. Además es un excelente diurético, ayudando al riñón a eliminar toxinas y a mantener nuestro organismo limpio.
  • Jengibre: El jengibre contiene poderosos antioxidantes, gran contenido de fósforo, potasio y vitamina C, por lo que contribuye a reforzar tu sistema inmunológico y a prevenir enfermedades como la gripe.

Escrito por: Naomi Aguilar

¿La alimentación influye en mi estado de ánimo?


La relación entre la alimentación y las emociones es un fenómeno real, y el efecto que tiene la nutrición en nuestro organismo puede ser para bien o para mal dependiendo de los alimentos que ingieras. Los nutrientes de los alimentos que consumimos nos pueden ayudar a tener buena energía y abastecer al cuerpo de las sustancias que necesita para un funcionamiento óptimo.

La razón por la que decimos que influyen tiene que ver con nuestro cerebro y las sustancias químicas que actúan mediante síntesis, por ejemplo: adrenalina, noradrenalina y serotonina. Algunos alimentos contienen aminoácidos y otras sustancias como el triptófano, que al ser un precursor de la serotonina nos causa felicidad. Se ha demostrado que existen componentes en los alimentos que actúan sobre nuestro sistema nervioso y pueden modificar nuestro estado de ánimo, comportamiento, capacidades cognitivas y desempeño físico.

Y ya mencionada la relación de los alimentos con nuestro cerebro y estado de ánimo, te compartimos 10 alimentos que influyen positivamente en nuestro organismo, según un estudio de la universidad de Warwick y el Dartmouth college:

  • Fresas: Las fresas son deliciosas e ideales para un snack. ¿ Por qué las fresas mejoran tu estado emocional? Vitamina C, que es un excelente protector de las endorfinas, las hormonas relacionadas al placer. También, el potasio que contienen, parece ser clave para regular el sistema nervioso.
  • Cerezas: Las cerezas también influyen en el estado de ánimo A nivel físico, son buenas para reducir los niveles de ácido úrico y contienen propiedades antiinflamatorias. Son antioxidantes así que combaten a los radicales libres. A nivel psicológico, tienen un gran poder sobre el mal humor, la ansiedad y el estrés.
  • Avena: Es un cereal rico en proteínas que contiene antioxidantes y vitaminas y, por ello, tiene muchos beneficios para la salud tanto física como emocional. En cuando a lo emocional, aporta vitalidad, o sea, combate el cansancio y los nivele bajos de energía. Entonces, también mejora el estado de ánimo.
  • Leche y derivados: Estos productos son una fuente de vitamina A y B, y minerales, entre los que destacan el calcio y el fósforo. También son ricos en proteínas, y sus aminoácidos ayudan a mejorar la memoria y nuestro estado de ánimo. Algunos estudios afirman que la leche es relajante porque contiene triptófano.
  • Huevos: Son ricos en vitaminas, minerales y proteínas, por lo que tiene los mismos beneficios que la leche y sus derivado. También ayudan a tener un buen estado de ánimo sin mencionar la gran cantidad de opciones que tienes para prepararlos. 
  • Chocolate: Ojo, solo sus versiones con alto contenido en cacao son saludables. El chocolate libera dopamina y otros neuroquímicos relacionados con el placer, como las endorfinas, la serotonina y la feniletilamina. Es bueno para mejorar el estado de ánimo por lo que ya mencionamos y según algunos estudios ayuda a relajarse. Pero su consumo debe ser moderado.
  • Espinacas: Las espinacas contienen mucho hierro y vitamina C. Pero también son ricas en ácido fólico, elemento que aumenta los niveles de serotonina y, gracias a esto, mejora estado de ánimo.
  • Pescado: Los pescados, sobretodo aquellos ricos en ácidos grasos omega-3, pueden ser la clave para aliviar la depresión y la ansiedad de forma totalmente natural. Algunos pescados ricos en estas grasas saludables son: la sardina o el salmón.
  • Piña: La piña favorece la producción de serotonina, lo que ayuda a mejorar el estado de ánimo, tranquilizar y aporta vitalidad. Y también ayuda a conciliar el sueño.
  • Nueces: Las investigaciones sugieren que las nueces tienen propiedades que influyen en el estado de ánimo, pues son alimentos ricos en vitamina B, proteínas y selenio. El selenio es un mineral que influye positivamente en el estado de ánimo, y los estudios sugieren que las dietas ricas en este mineral ayudan a tener la mente con más claridad, mayor confianza en uno mismo y menos ansiedad.

Es importante consultar con un especialista si tienes un problema más grave relacionado a tu estado de ánimo o si quieres llevar una dieta equilibrada y de acuerdo a tus objetivos particulares, hacer ejercicio regularmente y meditar también mejora tu estado de ánimo de una manera impresionante.

Recuerda que si quieres tener una mejor alimentación, puedes contactarnos.

Escrito por: Naomi Aguilar

El estrés: Alimentos que te ayudan a combatirlo.

Una de las maneras a la que mucha gente recurre para combatir el estrés es a través de los medicamentos, sin embargo, hay maneras que te ayudan a combatir ésto naturalmente.

¿Sabes qué es el estrés oxidativo? La oxidación es un proceso sin el cual no podríamos vivir. El proceso de oxidación crea radicales libres en nuestras células y en grandes porciones puede causar daños a las células.

El estrés oxidativo ocurre cuando hay un desequilibrio en nuestras células debido a un aumento en los radicales libres y/o una disminución en los antioxidantes. Con el tiempo, este desajuste en el equilibrio entre los radicales libres y los antioxidantes puede dañar nuestros tejidos.

Algunas de las fuentes comunes de radicales libres son:

• Humo del cigarillo
• Contaminación del aire
• Radiación
• Luz UV
• Consumo excesivo de alcohol/drogas

Si en tu día a día estás expuesto a altos niveles de estrés, una dieta rica en antioxidantes, alimentos que aumenten la serotonina o aquellos que puedan reducir los niveles de cortisol o adrenalida, puede ayudarte con los efectos negativos del estrés.

Aquí te mostramos algunos alimentos que te pueden ayudar:

  • Chocolate obscuro: El chocolate obscuro reduce el cortisol, nos calma la ansiedad y libera reacciones químicas a nuestro cerebro, que nos hacen sentir mejor.
  • Té: El té nos puede ayudar a recuperarnos de sucesos estresantes con mayor rapidez porque ayuda a reducir los niveles de cortisol.
  • Blueberries: Un puño de blueberries contiene un alto número de antioxidantes y vitamina C, ideal para reparar nuestras células y combatir el estrés.
  • Almendras: Las almendras son excelentes para aliviar el estrés, por su contenido en zinc, el cual levanta nuestro ánimo, su contenido de magnesio, vitaminas B2 y vitamina E.
  • Chía: Las semillas de Chía contienen triptófano, un aminoácido que ayuda a la liberación de serotonina, lo que nos da una sensación de calma y nos reduce la ansiedad.
  • Yogurth natural: El yogurth contiene probióticos, los cuales ayudan a cambiar la respuesta del cuerpo al estrés y la ansiedad. Además, los lácteos contienen el aminoácido triptófano, que nos da la sensación de relajación.
  • Espárragos: Los espárragos aportan un alto contenido de ácido fólico, lo cual es beneficioso ya que la ansiedad y la depresión están relacionadas con bajos niveles de ácido fólico.
  • Espinacas: Las espinacas ayuda a reducir los niveles de cortisol, contiene un alto contenido de magnesio. Los bajos niveles de magnesio pueden desencadenar dolores de cabeza y fatiga.
  • Albahaca: Las hojas de albahaca se consideran un agente antiestrés, estudios han demostrado que producen una protección significativa contra el estrés. Se pueden masticar 12 hojas de albahaca dos veces al día para prevenir el estrés.
  • Cítricos: La vitamina C puede reducir los niveles de hormonas del estrés al mismo tiempo que refuerza nuestro sistema inmunológico.
  • Pescado: los ácidos grasos Omega-3, pueden evitar aumentos repentinos de la hormonas del estrés.
  • Vegetales crudos: Las verduras crudas pueden ayudarte de una manera puramente mecánica, ya que masticar palitos de apio o zanahoria relaja la mandíbula tensa, previniendo dolores de cabeza por tensión.

Escrito por: Naomi Aguilar

¿Quién dijo que comer sano era difícil?

Llevar un estilo de vida saludable es posible e incluso fácil, sin embargo el estilo de vida rápido al que estamos acostumbrados nos ha llevado a toparnos con dificultades para llevar una alimentación correcta o muchos pretextos para hacerlo.

Saber comer bien, equilibrado y placentero es importante para que nuestra calidad de vida mejore. Si se practica una dieta adecuada a la naturaleza de cada ser humano, a la época de su vida y a la actividad que realiza, estaremos implando y manteniendo las mejores bases para gozar de una salud total.

Hay 9 bases muy fáciles con las que te puedes iniciar para tener una vida y alimentación más saludable.

  1. Cuida las porciones: Para llevar un estilo de vida saludable debes cuidar las porciones de tu comida, es decir la cantidad de calorías y para saber esto dependerá de tu edad, tu peso, tu metabolismo, tu género, cuánta actividad física haces, entre otros factores. Consulta con un experto para saber las porciones que necesita tu cuerpo de acuerdo a tus objetivos. Dentro de la plataforma de Liberet www.cuauhtlip7.sg-host.com puedes preguntar por la ayuda de expertos que te guíen en el tema.
  2. Más comida real y menos procesada: Con comida real nos referimos a la comida que puedes encontrar en un mercado, la comida natural, sin envases ni procesados quimicamente. La comida real tiene mucho más nutrientes y tu cuerpo sabe qué hacer con ellos, valen caloría por caloría para nutrirte y darte energía y la comida procesada tiene poco valor nutricional, muchas calorías, carbohidratos refinados, azúcares, grasas malas, etc. La mayoría de los ingredientes de los alimentos procesados, no son comida sino químicos. Entonces procura hacer tu super teniendo esto en cuenta y pregúntate si la dieta que estás llevando es natural.
  3. Empieza el día con un desayuno saludable: Empezar tu mañana con un desayuno saludable te ayudará a seguir con ese ritmo a lo largo del día. Recuerda que puedes empezar con fruta en lugar de jugo, no azúcar ni endulcorante en tu café o té, pan integral con aguacate o jitomate y lo más importante, no embutidos.
  4. Como base frutas y verduras: La base de tu alimentación deben ser frutas, verduras y hortalizas, las cuales te aportan la misma fibra y energía que muchos granos enteros con el extra de tener muchas más vitaminas. Puedes empezar de a poco, no debe ser un cambio drástico pero ponte meta que puedas cumplir todos los días. Por ejemplo: ¨¿Qué te parece como objetivo 1 pieza de fruta (la que tú quieras) y una ración de verdura al día (ensalada, menestra, salteado, verdura cocida o en alguna receta de crema)?¨
  5. Apuesta por la grasas buenas: Elige aceite de oliva para cocinar y aliñar junto con alimentos ricos en grasas saludables. Por ejemplo: los frutos secos, el aguacate y el pescado. Por el contrario, huye de grasas vegetales refinadas (palma, girasol, maíz…) presentes en la mayoría de alimentos procesados. En resumen consumir alimentos naturales sin transformar y sin envases ni etiquetas es mejor, opta por ¡más alimentos frescos del mercado y menos procesados del supermercado!
  6. Incluye diferentes proteínas: “La proteína es un nutriente básico para bajar de peso porque: Disminuye el apetito, acelera el metabolismo y disminuye los antojos”. Lo ideal es comer más pescado que carne, eligiendo pescados blancos de proximidad y azules de pequeño tamaño, esto es así porque contienen menos metales pesados que los grandes. Si quieres un pedazo de carne puede ser de ave o de una fuente confiable, evitando que sean embutidos. Y pontencía las legumbres como fuente de proteína 2 veces por semana al principio y con el tiempo procura hacerlo 4 veces a la semana.
  7. Para tomar, agua natural: ¡Bebe más agua! No hay bebida más saludable que el agua ya que, por mucho que los amemos, los refrescos están cargados de azúcar y sus versiones light de edulcorantes (que en tu organismo se comportan igual que el azúcar) son muy dañinos. Entonces toma agua en diferentes versiones, gaseosa, natural, con hielos, con pedacitos de limón o naranja, con un poquito de menta, etc, etc.
  8. Huye del azúcar: Esto es clave si quieres tener una mejor calidad de vida, el azúcar se descompone muy rápido en el tracto digestivo, elevando los niveles de azúcar en la sangre, estimulando así la insulina y es la hormona que promueve que tu cuerpo almacene grasa, entre otros problemas incluyendo el envejecimiento, etc. Si tienes antojo de dulce come fruta, si puedes con cáscara mejor. Piensa que entre más fibra contenga un alimento, más lento se van a subir tus niveles. Si mueres por un postre, come un chocolate amargo de mínimo 70% cocoa, el azúcar aparece en 4to o 5to lugar de los ingredientes y en 2 cuadritos apenas tiene 5 grs de azúcar.
  9. Cambia las harinas por granos enteros: Al igual que con el azúcar hay harinas que están refinadas y sin fibra, les quitan el salvado y germen (que son las partes nutritivas) dejando solamente el endospermo lleno de almidones, altos en carbohidratos y calorías y se convierten en algo dañino dentro de nuestro organismo. En cambio, cuando comes un grano entero, a tu cuerpo y a tus enzimas digestivas les cuesta mucho trabajo llegar hasta almidones y convertirlos en azúcar, pues están contenidos dentro del salvado. Por eso la subida de glucosa en la sangre se da de manera muy lenta. Ten cuidado con las harinas o panes integrales porque aunque digan ¨hecho con granos enteros¨ se encuentran pulverizados y se digieren rápido. Es importante que cuando comas granos enteros puedas literalmente ver el grano entero o partido pero no molido.

Ten en cuenta que ¡La clave está en el equilibrio! Aprende a elegir tus alimentos y no te tortures con las dietas. Consume platos deliciosos y equilibrados, y consulta con expertos si quieres resultados específicos. Y sé muy consciente en las decisiones y compras que haces.

Escrito por: Naomi Aguilar

Alimentos para tener una piel más sana.


Llevar una buena dieta es de las cosas más importantes para mantener un cuerpo y piel sanos, ayuda a muchos aspectos de nuestra vida pero el día de hoy te hablaremos específicamente de la piel.

La piel es el mayor órgano de nuestro cuerpo y refleja mucho cómo nos encontramos por dentro en cuestión de salud. La alimentación juega un papel muy importante a la hora de mejorar nuestras funciones corporales, ya que ayuda a nuestros sistemas y órganos a luchar contra las enfermedades y preservar nuestra salud. Muchos estudios han encontrado una relación directa entre el desequilibrio del microbioma de nuestro aparato digestivo y la piel. Como ya mencionamos, es el órgano más grande de nuestro cuerpo, por lo que parece lógico que si cuidamos nuestro estómago, la piel obtendrá sus beneficios también.

Para tener una piel sana, hay que evitar los tóxicos que puedan hacer trabajar de más a nuestros órganos de limpieza, evitar técnicas culinarias no saludables y eliminar alimentos que nos quitan vitaminas y minerales necesarios para la renovación celular, como lácteos, harinas y azúcares refinados, grasas malas y alimentos procesados.

Te damos una lista de 8 alimentos que te ayudarán a que tengas una piel sana:

  • Chía: Es un super alimento rico en Omega 3, aportan aminoácidos de alta bio-disponibilidad y son lo que las hace ideales frente a problemas de piel como las arrugas o la sequedad.
  • Duraznos: Su color anaranjado se debe a su riqueza en betacarotenos y sustancias precursoras de la vitamina A, imprescindible para la renovación celular.
  • Pepino: Tiene un gran poder hidratante, por lo que cumple muy bien la función de depurar y estimular el proceso de limpieza de la piel.
  • Pimiento rojo: Es el alimento con más contenido en vitamina C. Esta resulta imprescindible para la formación del colágeno, proteína que sostiene la piel.
  • Cúrcuma: Como gran especia anti-inflamatoria, puede ser muy recomendable para el acné.
  • Semillas de sésamo: Aportan grasas saludables y son las semillas más ricas en metionina, un aminoácido azufrado necesario para formar colágeno.
  • Frutos de bosque: Son ricos en antioxidantes, necesarios para que no se desestructure la piel. Si son silvestres contienen mayor cantidad, pues la planta los ha tenido que desarrollar para hacer frente a las inclemencias del clima.
  • Espirulina: Este superalimento, tiene capacidad para nutrir y desintoxicar la sangre, así como para favorecer los procesos de regeneración celular. Esto ayuda a evitar la piel seca y a retrasar la aparición de arrugas.

Como ya mencionamos antes, llevar una dieta saludable, hacer ejercicio regularmente, mantenerte hidratado y relajado es algo de lo que tu cuerpo y piel estarán agradecidos. Si te cuidas bien la piel de joven le restarás años más adelante. La prevención es la clave.

Si quieres llevar una mejor dieta nosotros podemos ayudarte, contáctanos.

Escrito por: Naomi Aguilar